Un aspirante a cornudo, confiesa: “Yo opino que el cornudo nace, valga mi caso, mido 1,83 metros de altura pero mi pene apenas rebasa los 11 cm en erección y estando dormido se queda en un paquete de solo 3,5 cm.”

Hace unas semanas publiqué la última entrada de la Lozana Casada Andaluza, os agradezco en nombre de Pepe (el marido) vuestros comentarios y visitas. En la entrada introduje una pregunta para que vosotros, mis queridos lectores, dierais vuestra opinión sobre un tema importante en este tipo de prácticas: ¿El cornudo nace o se hace? Bien, hubo respuestas de un extremo a otro, el cornudo nace y ya tiene una carácter proclive a desempeñar este papel, también las hubo en el otro, y hacían referencia a que el cornudo consentidor se hace por vicio o porque llega un momento en que no llega a satisfacer sexualmente a su esposa. Yo tampoco quiero pontificar, siempre digo que entre el nacer o hacerse cornudo hay una infinita gama de grises y cada uno de vosotros, mis queridos cornudos, os podéis situar en el que mejor os encontréis.

A colación de esa pregunta recibí un correo de un seguidor del blog en el que se encuentra en el bando de los que nacen cornudos. Sin duda, su correo nos dará pistas para acercarnos más a la respuesta de su pregunta. Aquí su correo y la foto de su diosa.



Hola Alberto

Para antes que nada felicidades por tu excelente blog, se nota un trabajo de lujo, tiempo y dedicación que me ha servido más de una vez para aclarar dudas, pasar un buen rato y llenarme de morbo.

Me presento. Soy G., de 26 años y vivo en la ciudad de M. en M. Mi pareja J. R. tiene 22 y llevamos dos años de relación.

Sé que para los parámetros de los cornudos somos muy jóvenes ya que la mayoría de las parejas que han alcanzado el nivel de confianza y madurez para entrar al mundo de los cuernos son mayores al menos de 30, sin embargo, yo tengo plena seguridad de lo que me gusta y lo que deseo y desde que tengo memoria siempre he tenido claro que yo nací para ser cornudito. Para la mayoría de los hombres la naturaleza es ser dominantes y competitivos, yo por el contrario me siento orgulloso de decir que prefiero mil veces estar sometido al dominio de otros hombres a los que consideró mucho más viriles que yo, no soy gay ni miedoso pero realmente me siento muy cómodo recibiendo órdenes y sabiendo que hay otro macho que domina.



Por esta razón siempre he fantaseado y buscado una pareja que se preste para tener una relación cuckold sincera y comprensiva y creo que ya he encontrado a esa chica. Mi flaquita tiene 22 años, es madre de un bebé de 4 años y lo que me fascina de ella es su carácter fuerte y complicado, y su pasado. El padre de su hijo fue un novio que tuvo a los 18 el cual la cogia mucho pues tenía un departamento en donde ella se pasaba las tardes cabalgando hasta que la preñó pero antes de eso ella me ha contado que se acostó con ocho chicos más.



Me llena de morbo que me cuente cada detalle y ella lo sabe, a estas alturas ya sé como la cogia cada uno y en confianza me ha dejado ver conversaciones viejas que tenía con ellos donde le mandaban fotos y ya hasta conozco las vergas que le han metido. después de tener a su hijo nunca se casó y antes de conocerme tuvo tres amantes más.

Me fascina lo que me ha contado, cómo lo hacía para meterlos a la casa de sus papás donde ella vive para que la cogieran cuando el bebé era pequeño y sus papás se iban a trabajar y como a veces se esperaba a las 2am para abrirles la puerta y meterlos a su cuarto a cogerla hasta las 5 o 6 de la mañana en que los sacaba antes de que sus papás despertaran. Por eso y mucho más me fascina y quiero pasar la vida a su lado. Le he confesado que me gustaría llegar al punto de que ella pueda volver a gozar. No chicos guapos atléticos y de verga grande ya que no lo he mencionado pero a mí la genética también me inclina a ser cornudo ya que si bien yo mido 1.83 metros mi pene erecto no rebasa los 11 cm y estando dormido es un bultito de apenas 3.5cm. ¿Ya ven porque digo que apoyo eso de que el cornudo nace? 



Bueno, el punto es que a mi confesión ella se ha notado algo extrañaba ya que jamás se había topado con un hombre con gustos como los míos y se le hace muy raro, mi intención no es espantarla, al contrario creo que ella es una chica suelta en potencia y quiero casarme con ella y tengo la confianza que una vez casados será mucho más fácil para mí y para ella entender que no la quiero entregar a otros hombres porque no la valore, al contrario quiero que sepa que ella es mi ama y mi universo y que lo que más deseo es verla vibrar de felicidad cuando varias vergas cuatro veces más grandes que la mía la hagan suya. Por lo pronto me queda mostrarles sus fotos y contarles lo que me gustaría verla hacer, espero las disfruten y dejen sus comentarios muy morbosos ya que eso me prende muchísimo y me animará a mandar más fotos y algunos videos. Disfruto mucho el rol de sumisión por lo que los mensajes dominantes y las palabras fuertes no me ofenden en absoluto.



Agradezco la atención y espero poder tener el honor de ser publicado en tu magnífico blog, donde los machos corneadores me puedan dar consejos, decir lo que les gustaría hacer a mi flaquita y cualquier cosa que se les ocurra, quizá por aquí logré conocer un corneador que me ayude a convencerla de dar el paso y así estrenar mis cuernos y de paso que le abran el culito que lo tiene virgen y me muero por ver a un buen macho tomando posesión de su ojete, con autoridad.

Saludos y muchas gracias.

Gracias a ti por tus entrañables palabras y por compartir las imágenes que nos has enviado. Seguro que más pronto que tarde, consigues tu objetivo y si ella es feliz, felices todos. Animo, amigo cornudo.


Sí, yo creo que no llega ni a 11 cm.





Y ahora, vuestros comentarios. 





Un marido consentidor: “lo que más nos gusta a los dos son los gang bangs, a mi mujer no se le escapa una polla en ese momento y eso me pone a mil”

Hace tiempo que tenía una entrevista pendiente con esta pareja. Las imágenes que he publicado de la esposa han sido siempre un éxito y no es para menos, su belleza y su sensualidad llaman la atención a cualquiera. En esta ocasión he conseguido entrevistar al marido. Seguro que sus respuestas servirán para que muchos de vosotros, mis queridos cabrones, sepáis lo que le gusta a un marido cornudo consentidor, lo que le pone, lo que le excita...



Alberto Toro.- Mi querido amigo, verás que no cito tu nombre, como me has indicado. Ya sabes que son muchos los lectores que sienten verdadera admiración por tu mujer pero también hay muchos lectores, y también lectoras, que quieren saber más, ponerse en la piel de un marido consentidor, como tú, de un cornudo que anima a su mujer a que tenga una sexualidad abierta, plena, excesiva, y saber cómo disfrutas tú, qué experimentas durante esos momentos.
Veo las fotos que he publicado de tu mujer en el blog: las de la playa, las del bikini amarillo, las de las tarjetas de Navidad del blog que protagonizó y que fueron todo un éxito. (Al pie de la entrada podéis encontrar los enlaces a las entradas que me refiero) Desde luego es un bellezón, ufffff, no me extraña que seas consentidor, si no lo pasarías muy mal ya que es imposible que cualquier hombre no se pare con ella.




Alberto Toro.- Cómo vives esa sensación, me refiero a cuando vais por la calle o estáis por la playa y los hombres se paran a mirarla.
Marido consentidor.- Cuando veo que otros hombres se paran en ella, en la playa o por la calle cuando paseamos juntos, mi deseo hacia ella aumenta. Me pone cachondo que otros hombres la miren de esa manera y que conste Alberto que algunas veces ella lo provoca con su movimiento, su forma de andar, de vestir, de enseñar. Es más, cuando lo hace sin provocarlo, de manera inconsciente y yo observo como otros tíos la mira o la intentan hacer señas para que ella conozca el interés que les despierta, mi deseo hacia mi mujer aumenta.
Cuando estamos en la playa tumbados y mi mujer está tomando el sol, me gusta contar los hombres que se vuelven para contemplarla, algunos con disimulo otros con total descaro, me gusta contarlos y cuantos más hombres lo hacen, más es mi deseo y admiración hacia ella.

AT.- ¿Ella es consciente de que pone al personal cachondo? 
Marido consentidor.- Mi mujer es plenamente consciente de que pone a los hombres y no te digo Alberto cuando ella lo provoca intencionadamente. Me encanta. Yo le animo a que lo que haga y veo como disfruta pero el placer que siento yo, sin duda, es superior.
Te puedes imaginar, cuando va exhibiéndose y enseña. Yo sé que está buena pero cuando veo la mirada de deseo que tienen los hombres que se fijan en ella, me doy cuenta de lo afortunado que soy.

AT.- Podías contarnos ahora alguna de esas experiencias.
Marido consentidor. - En muchas ocasiones vamos por la calle a lo nuestro, es decir, al trabajo, a comprar… no vamos con ninguna intención sexual, pero a veces surgen situaciones que mi mujer, inconscientemente provoca. Solo con que la vean, la verdad es que su ropa trasmite un mensaje claro pero no siempre lo hace para provocar.
El año pasado, después de pasar un día estupendo en la playa, optamos por coger un taxi para volver al hotel. Por lo general, mi esposa utiliza pareos transparentes no dejan nada a la imaginación, se pueden ver sus curvas desnudas. En aquella ocasión, tras el pareo solo llevaba un minúsculo tanga, las tetas al aire, un escándalo según se mire. Llegamos a la parada del taxi y nos subimos al primero que llegó.
El taxista no le quitaba el ojo a través del espejo retrovisor. No sé cómo tuvimos un accidente porque el tipo, viendo que mi mujer no ponía reparos en enseñar estaba más pendiente de ella que de la carretera.
La situación puso supercaliente a mi chica, veía como yo, callado y otorgando, disfrutaba al máximo de ver como se mostraba. Que te voy a decir del taxista, estaba nervioso y mirón desde el minuto cero coma en el que mi chica le enseñó el coño con el tanga mal puesto al subirse al asiento de atrás.
Al llegar al hotel mi mujer le propuso al taxista que subiera con nosotros a la habitación a tomarse algo fresquito para refrescarse. A mí no me había comentado sus intenciones y eso me encanta, cuando en estas situaciones ella, lejos de cortarse, provoca aún más y supera todos los límites.
Te puedes imaginar que el taxista, encantado, dijo que sí. No se lo pensó dos veces.


AT.- Entiendo que a parte de esas situaciones surgen, habrá otras en la que ya vais con un guion establecido, es decir, a provocar.
Marido consentidor.- Como es lógico Alberto, por lo general no salimos con intención de hacerlo. Las cosas pasan cuando pasan. Pero como ves, mi mujer, no suele poner muchos reparos ante esas situaciones.

AT.- Cómo es vuestra vida sexual en la intimidad
Marido consentidor.- Nuestra vida sexual es como la de cualquier pareja normal, gozamos de una excelente vida sexual pero nos gusta jugar a estos juegos, para ello nos tomamos una vez al mes un fin de semana para nosotros, nos vamos de nuestra ciudad para tener más libertad y nos metemos, bueno se mete mi mujer, un fin de desmadre total que por lo general son en clubes liberales. Hay algunos clubs liberales que cuando ven entrar a mi mujer nos reciben con los brazos abiertos.


AT.- No me extraña que os ponga alfombra roja en los clubs liberales. Qué papel juegas tú en este tipo de prácticas.
Marido consentidor.- Mi papel, normalmente, es de mirón y cornudo consentidor. Mi chica es multiorgásmica, es difícil que se quede completamente satisfecha con un solo chico y como seguro entiendes Alberto, yo solo no puedo.

AT.- Cuándo y cómo empezasteis a jugar este tipo de juegos de cama.
Marido consentidor.- Empezamos a jugar hace tiempo, por internet, a través del messenger de hotmail, a través de la cámara mi chica se exhibía ante desconocidos, yo estaba presente, nos gustaba y pronto dimos un paso adelante y estos juegos virtuales se fueron convirtiendo en reales, nos provocaba y nos provoca mucho placer a los dos, bueno, sobre todo a ella pero yo no me quedo corto.


AT.- Cuál es la experiencia o experiencias que más te ha llamado la atención y en la que más habéis disfrutado.
Marido consentidor.- Lo que más nos gusta a los dos son los gang bangs, sexo con tres, cuatro, cinco, seis, siete… chicos solo para ella. Ella sola y todos para ella. Y Alberto, te puedo asegurar que ella se vacía de disfrute pero yo, al oírla gemir, jadear, gritar de placer con cada uno de los muchos orgasmos que tiene. Verla como se mueve, como se maneja con tantos tíos a la vez, como no se le escapa una polla de las muchas que están ahí, en esos momentos, me pone a mil. Antes de hacerlo, mientras lo hacemos y después de que ella lo haga y yo lo mire, me tiene plenamente cachondo varios días seguidos. Y luego, cuando pasan las semanas y estamos en alguna reunión familiar o con amigos y ver como ella es una esposa y madre ejemplar, la veo y se me pasa por la cabeza cuando está jugando con varias pollas a la vez y me pone más cachondo todavía.

AT.- ¿Eres tú el que le haces las fotos? Qué papel juega la fotografía, las poses, el exhibicionismo en vuestra vida sexual.
Marido consentidor.- Yo soy el fotógrafo de nuestros encuentros. A mí me encanta sacar la cámara y hacerle fotos y a ella posar, exhibirse de manera provocativa. Ya sabes de lo que hablo, tú y tus seguidores del blog habéis podido disfrutar de sus imágenes y sus posturas.


Sí amigo, lo hemos disfrutado y aquí van los enlaces de esas entradas para que volváis a disfrutar. La verdad es que oyendo hablar este marido no cabe duda de que es un hombre afortunado y es que para un marido cornudo consentidor nada como una mujer multiorgásmica, ella disfruta pero seguro que el marido intensifica ese placer. Ahora bien, no hay que destacar el placer que sienten esos amigos, como el taxista, que tienen la suerte de cruzarse por camino con esta pareja.
-->







La lozana casada andaluza CUARTA SERIE y la reflexión: ¿el marido cornudo nace o se hace?



Doy las gracias a nuestra amiga, una vez más, por darnos el placer de contemplar su belleza pura, auténtica, sin filtros. Por supuesto, este agradecimiento se dirige también a su marido, el fotógrafo y cómplice necesario.

La primera vez que hablé con Pepe, el marido, y me mostró alguna de las fotos de su mujer, recuerdo lo que le dije: “amigo, una mujer así hay que compartirla, si ella quiere claro”. Su respuesta fue significativa: "me encantaría verla en brazos de otros y te aseguro Alberto que tal y como hace el amor, ese afortunado disfrutaría de lo lindo”.

Ha pasado tiempo y hablo a menudo con Pepe. Ella aún tiene dudas para dar el paso, yo estoy convencido que más pronto que tarde Pepe será testigo de cómo su esposa se folla a un tipo delante suya. Ojalá que no le tiemble la mano en ese momento e inmortalice en imagen, pero sin filtros. No me gustan los filtros, prefiero la belleza auténtica, jamona, con curvas de esta preciosa mujer y ojalá sea yo para poder disfrutar a milímetros de distancia del brillo de sus ojos cuando note otro cipote que no es del marido atraviesa su rajote.



Ahora voy a la reflexión con la titulo esta entrada: “el marido cornudo nace o se hace”. Hay que partir de la base, al menos para los jugamos a estos juegos de cama: cuernos consentidos, que un marido sea un cornudo consentidor no es un demérito, al contrario, se puede decir que ha logrado la complicidad necesaria para que su mujer se suelte y la pareja disfrute de otros palos sexuales. Por supuesto que hay muchos tipos cornudos, por ejemplo, los cornudos que disfrutan siendo humillados y sienten un placer especial escenificando unos celos que les torturan cuando en realidad se corren de gusto al saberlo.

¿El marido cornudo, nace o se hace? Ya hemos tratado este punto en otras entradas. Obviamente siempre digo que no hay elementos puros en el sexo: nadie es cabrón cien por cien (aunque yo conozco alguno que sí) ni lo contrario, hay una infinita gama de grises en los que situar al cornudo y a su mujer.

Esto nos lleva a la conclusión de que habrá maridos que ya tienen una predisposición natural a ser cornudos, siempre y cuando den con la esposa ideal para este tipo de juegos. Otros, en su devenir sexual encontrarán con el tiempo cierto placer en este tipo de prácticas y se convertirán en cornudos consentidores. Y luego están los que como Pepe, el marido de la lozana casada andaluza, cuando tienen una mujer como ella tienen muchas posibilidades de serlo. Y es que no hay más que ver que esta belleza anima a cualquier a saludarla y… Lo ideal en estos casos, como el de Pepe, es que el marido encuentre el placer de disfrutar de como otros admiran a su mujer y que además de ser testigo tome una actitud proactiva para que los cuernos, consentidos, vayan a más.



De momento, vamos a disfrutar de esta nueva serie de esta belleza, la serie cuarta. Empiezo con las fotos playeras. Mis queridos lectores: ¿no es un placer una mañana de playa, con el mar azul y el sol brillando, encontrarse con un monumento como el de la lozana? Lo es, pero sin duda para el marido, el placer es mayor, cuando observa como otros, con descaro o no, babean viendo a su mujer igual que un aficionado a la pintura lo hace al ver un cuadro de Rubens. Yo creo que viendo estas fotos, todos podemos entender que habrá cornudos que nazcan con lo corona puesta y otros a los que su mujer se las pondrán más tarde o temprano.


Qué no se os olvide, es necesario que para mi amigo Pepe nos siga enviado imágenes de sus preciosa esposa, a ella y a el, le pongan vuestros comentarios. Por favor, enviar comentarios con libertad pero ya sabéis que no publico números de teléfonos ni datos personales, sólo correos y siempre que el comentario sea con perfil y no anónimos. Si alguno no quiere publicar sus datos hacerle uno para que Pepe os conteste, me ha dicho que a través mía o suya lo hará.
Y otro cosa, muy importante, me ha dicho que si llegamos a 300 comentarios me tendrá preparada una sorpresa especial, imagino cual es.
Haceros un favor personal y hacerme otro favor a mí, comentar, eso sí, con respeto y educación que no se diga que los caballeros corneadores somos maleducados.




Ahora las fotos dedicadas. Eres maravillosa.







Y ahora los galletones de la lozana... Guauuu. Comentar.









Mujeres auténticas, sin filtros, al natural... No os equivoquéis la belleza no se toca ni se retoca.







Sin duda sabe como enfrentarse a un buen tarugo. ¿O no?




A qué esperáis cabrones para COMENTAR.






("UA-21720468-1")