Solo con ver una foto de mi mujer con otro hombre tengo una erección y siento que la amo más

El pasado 8 de noviembre mi amigo Robert me enviaba un correo para saludarme y contarme algunas novedades de su matrimonio. Robert es el marido cornudo de Carmela, seguramente el lector más interesado recordará una experiencia de esta bella mujer que publiqué en el blog hace ya un par de años, jo... como pasa el tiempo.



(Correo de Robert de 8 de noviembre de 2016)
"Tú mandas, por favor, no me preguntes más"

Querido Alberto, estas ultimas dos semanas hemos salido con un amigo. Carmela me dice que le encanta como la coge y hasta piensa en salir sola con el. Existe la posibilidad de que salgamos con el y una amiga de ella o que ella vaya sola con su amiga. Creo que ya se esta creyendo la que manda y considera que yo soy un cornudo cabrón. Inclusive me hablo de salir con uno de los amantes que tuvo sin mi consentimiento lo que me provocó unos celos terribles. Para mi vergüenza le dije "tú mandas por favor no me preguntes más".

Ahora que ella comienza este camino con cierta seguridad no sé si debo sentirme mal por ser tan poco hombre y sinvergüenza, pero basta que vea un foto de ella con otro o imaginándolo para tener una erección y sentir que la amo más todavía.

De verdad Alberto que me gustaría que me dieses tu consejo. Ojalá algún día pueda lamer la totona de mi mujer después de que tu hayas hecho uso de ella.

Tu amigo, Robert


From: Alberto Toro <corneador.toro@gmail.com>
Sent: Tuesday, November 8, 2016 4:11 AM
To: robert rodriguez
Subject: Re: Hola Alberto un abrazo y un video


Aquí va mi respuesta, unos días después.

Estimado Robert, qué alegría saber de ustedes.... Esperé que me llamaran este año en su vista a Madrid pero no recibí ningún correo ni llamada. ¿Todo bien? Qué tal el resto de la familia.

Amigo, no creo que tengas duda de que ella es ahora la que manda y que te has convertido, por voluntad propia, en un simple y vulgar cabrón a expensas de los deseos de Carmela, ya toda una hotwife.

Sobre la pregunta. Creo que sí, debes sentirse un mierda de hombre al que su mujer se los pone doblados. Pero ve el lado positivo, seguro que disfrutas más de esta situación de cabrón consentidor que el de un vulgar marido histérico de celos. No envidie a los machos, a veces son todo fachada aunque creo que tú, amigo Robert, nunca fuiste un marcho completo.

Y esta fue la respuesta de Robert:

Hola Alberto, gracias por tus palabras me alientas a ser un buen cornudo, este año no fuimos a Madrid pero el próximo seguramente si, te avisaremos con tiempo y apartaremos el espacio necesario para que mi mujer pueda gozar contigo. A la familia le va bastante bien (sé a lo que te refieres), gracias por preguntar, saludos

Robert

Unos días después, Robert me volvió a escribir:

Cómo estás, quiero contarte algo, te veo como un macho de verdad y te respeto y te agradezco como me has ayudado a ser el cabronazo que soy. Necesito que me recuerdes mi puesto por favor.

Aquí llueve y se que mi mujer (aunque sé que ya no es sólo mía) está con uno de sus machos dándose gusto y tal vez no esté sola con el tipo sino en un trio además. Sé que ya perdí mi control sobre ella y cuando te escribo esto a pesar de todo, ESTOY EXCITADO.

Sé que es demasiado hembra para mi y debo aceptarlo con orgullo y humildad. No soy lo suficientemente macho ni tengo una polla a su altura. Espero no estar molestándote demasiado en estos días y te reitero mi agradecimiento.

Quedo a tu orden, Robert.

PD
Puedo pedirte un favor: podrías ponerme en contacto con algún otro cornudo con quien pueda compartir mi experiencia y me ayude a aceptar más y mejor mi condición. Gracias por todo, espero no ser muy abusador al pedirte este favor.

Y mi respuesta a Robert fue la siguiente:

From: Alberto Toro <corneador.toro@gmail.com>
Sent: Saturday, November 19, 2016 11:11 AM
To: robert rodriguez
Subject: Re: Hola Alberto

Quieres que dé tus datos?


El 21 de noviembre Robert me escribió el siguiente correo:

Querido Alberto,

El correo desde el que te escribo, robertorccs@hotmail.com está bien para darlo y que lo publiques en el blog. Si te parece adecuado. Espero que otros cornudos, de mi estilo, se pongan en contacto conmigo e intercambiemos experiencias y reflexiones que compartiremos contigo y con tus lectores.

Ahora estamos unos días en la playa y como era de esperar a mi Carmela el calor le anida en la entrepierna y ha querido enviarle fotos al macho que tan bien la hizo sentir en Madrid. Te las envío con la promesa de enviarte otras tantas.

Ayer estuve leyendo tu primera entrada acerca de mi mujer y me gusto muchísimo como si fuese la primera vez.

En este ultimo mes Carmela se ha desatado como aquí decimos y definitivamente se me esta convirtiendo en una mujer suelta e independiente, con gran iniciativa e imaginación, yo por mi parte sorprendido, excitado y cada vez mas enamorado si es que cabe.

Si te parece puedo enviarte una misiva extensa y explicativa de nuestro proceso de cornudo y putizorra y como en cualquier momento podré ser considerado un cabroncito en teoría y practica.

Un maridito devoto fiel y considerado a todos los deseos de mi mujer y su(s) macho(s)

Un gran abrazo Alberto, siempre agradecido

Roberto.



Mientras Robert nos envía su reflexión y el proceso de su relación de pareja, podeis visitar el siguiente enlace con la aventura de Carmela en Madrid a la que el cabrón hace referencia.
Y recordar su correo por si algún otro cornudo quiere contactar con Robert.

robertorccs@hotmail.com
























Nuevas de marido bueno: cuernos sinceros en Granada o “cáscatela cabrón”

Hace algún tiempo publiqué una serie de entradas bajo el título de "Las crónicas de Marido Bueno y su valiente esposa". Recogía en ellas la experiencia de una pareja, a la que tuve el honor y placer de conocer, relacionada con su vida cuckold. Laura, la esposa de marido bueno, había superado las expectativas del cornudo y había evolucionado a situaciones extremas desde que empezaron a despuntar los cuernos. En resumidas cuentas, el marido "bueno" se había convertido en un pajillero (en toda regla) y ella, Laura, llevaba una vida de amor y sexo con una serie de amantes que habían ocupado el espacio que le correspondía al marido, en todos los sentidos.
Desde que contacté con ellos he mantenido la relación y he sido informado por ambos de su evolución en la práctica de esta fantasía.
A continuación hago público el testimonio de marido bueno con las últimas novedades de la relación y una experiencia en la mágica ciudad de Granada que seguro será la envidia de muchos cornudos y caballeros corneadores, y es que no siempre se tiene la suerte, ¿verdad amigos?, de tener una esposa tan suelta y tan abierta como Laura.
Hay audios, videos e imágenes de los protagonistas. Os recomiendo que escuchéis con atención los archivos sonoros grabados durante esos momentos por el marido.
Abajo tenéis el enlace a las entradas del pasado año con las crónicas anteriores. A esta entrada le seguirá una entrevista a Laura, para tener su punto de vista y a continuación mis reflexiones que espero sean de ayuda y a la vez den respuesta a ciertas inquietudes del cornudo marido BUENO.




Hola, Alberto:
Aunque con algo de retraso te escribo para comentarte la aventura cornuda de Granada.
Estoy seguro que a tus lectores y seguidores les interesaría saber además todo lo que ocurrió entre las tres primeras entregas de nuestra vida cornuda, y esta cuarta que se produce un tiempo después.


Baste decir que durante un tiempo, su amante inicial y el que fue el principal durante varios años tuvo una crisis en distintos ámbitos que le dificultó seguir actuando como macho y pareja de Laura. No obstante, mi esposa se buscó pronto un nuevo macho principal, esta vez entre los muchos admiradores que tiene entre los distintos equipos deportivos con lo que colabora. Su nombre es Pedro, y es un hombre mucho más joven, tanto que aún es estudiante universitario, pero se basta para satisfacer en la cama a mi esposa, llenando su vida de morbo y placer, hasta el punto que ha provocado que mi mujer traspase los cauces habituales de una relación cornuda hasta llegar a una relación plena, donde los cuernos, no son solo físicos, si no también emocionales. Esta situación hace que mi rol sea, más que nunca el de un marido que puede dedicar su tiempo a cubrir la necesidades materiales de su esposa plenamente, amén de ser su consejero sentimental ayudando a solucionar cualquier tipo de desencuentro que pueda producirse entre Pedro y Laura. Así pues, no solo la preparo para que esté radiante siempre para su amante, si no que ayudo a encauzar sus emociones de modo que se fortalece la relación de Laura con su amante, de manera que mi esposa me ha desplazado en la dimensión sentimental, pero sin la intención abandonarme. No sé lo que pensareis tú y los lectores de tu blog, pero creo que este estado eleva la condición de marido cornudo a otra dimensión. 


Yo por mi parte creo que aceptando todos sus deseos en cuanto a su implicación sentimental la hago más feliz y le demuestro mi amor incondicional, que a mi entender es uno de las razones por las que un marido puede desear ser cornudo, junto, por supuesto el enorme morbo que todo esto provoca en los tres participantes de la relación.


Pedro, además de buen amante, es un chico tolerante que ha aprendido con Laura los secretos de las relaciones cuckold y lo que significa un ser amante principal o macho alfa de una “hot wife”, como Laura. Poco a poco él también ha entendido que ser el principal puede significar no ser el único, y que todo eso no está reñido con el amor, morbo y deseo que ha surgido entre ambos.



Bien, una vez metidos en situación, voy a relatar intentado no dejarme nada como transcurrieron los días que pasamos los tres en Granada por iniciativa de mi esposa, para afianzar la relación cornuda. Uno de los “conocidos” de mi mujer hace un tiempo le ofreció a Laura disfrutar de un piso en Granada durante unos días, tras una relación en la que quedó especialmente satisfecho. El ofrecimiento era sin otras obligaciones por parte de mi esposa (ya me entendéis), por lo que a Laura le pareció una genial idea que pasásemos los tres unos días en una ciudad tan romántica como Granada.


Durante este encuentro, creo que casi me he realizado como un cornudo total por alguna sorpresa que descubrí durante estos días y que os relataré a lo largo de esta historia.
Debido a distintos compromisos personales no pudimos desplazarnos allí más que durante un fin de semana. Laura, que a estas alturas de la vida, siente una atracción irrefrenable por cornearme decidió adelantar sus primeros encuentros con Pedro al jueves. Decidió viajar el jueves por la mañana desde Valencia, donde pasa sus vacaciones hasta Murcia, donde vivimos habitualmente, por lo que ya se dejó follar el jueves por la noche. Yo esa semana me encontraba de trabajo en Madrid, y el plan era que yo llegase a Murcia el viernes a media tarde y desde allí dirigirnos los tres juntos en coche a Granada.



Tras ese primer encuentro sexual del que Laura no dejó constancia gráfica a mi pesar, ambos marcharon a la playa a pasar la mañana. Por lo que ellos mismos me refirieron se la trincó en la playa de Bolnuevo, en Mazarrón, en el agua, pero delante de todos los veraneantes. Posteriormente se dirigieron al chiringuito XXX, donde comieron. Sin embargo la primera sorpresa del día en realidad les esperaba allí sin que nadie lo pudiese prever. Durante toda la comida el camarero había dirigido miradas lascivas a Laura, que a mi mujer no le habían pasado inadvertidas, pero tampoco les dio mayor importancia. Al fin y al cabo mi mujer es muy atractiva y está acostumbrada a que los hombres la observen. Lo que no se esperaba ella era que ni Pedro ni ella tenían dinero para pagar la comida. Ambos habían olvidado en mi casa sus respectivas carteras. Mi mujer, ya experimentada en la debilidad de los hombres, y sabiendo que el camarero tenía una erección a lo largo de todo el servicio, le llamó y le confesó que no llevaban ni un duro encima, pero, mirando como yo sé que puede llegar a mirar a un hombre le preguntó ¿Cómo crees que puedo pagarte? El camarero no lo dudó. Cogió a Laura por la muñeca y se la llevó a los vestuarios. Allí, según me confesó Laura, le pago con una intensa mamada. Laura esperaba que su pago fuera un poco más “caro”, pero en pocos segundos el camarero explotó de gusto. Ella, como buen hembra se tragó el semen. No sé si lo he dicho en alguna ocasión pero a Laura el sabor del semen le vuelve loca.

Tras este breve incidente que refleja como es mi esposa, me fueron a buscar a la estación de tren de Murcia. Posteriormente nos dirigimos a nuestra casa, sobre todo a refrescarnos y ducharnos antes del viaje. Pedro aprovechó para follarla de nuevo en el sofá del salón, la foto es ilustrativa de cómo me los encontré cuando baje del baño. No te quepa duda, que eso me produjo una erección que observó mi esposa, a lo que riendo y jadeando de placer me dijo “cáscatela cabrón”… y claro yo obedecí. El macho y ella se corrieron, pero Laura me indicó que yo no debía hacerlo hasta llegar a Granada, pero que podía pajearme cuanto quisiera hasta allí.



Durante el viaje condujo mi esposa y aprovecho para dejar claras las condiciones, que no por esperadas me parecieron menos excitantes. Ambos dormirían juntos y yo en otra habitación. Así mismo Pedro actuaría en todo momento como la auténtica pareja de Laura, aunque mi esposa y yo llevaríamos las alianzas para identificarnos como matrimonio. Durante todo el viaje no deje de tocarme la polla Alberto. Sabía que estaba dando un paso adelante en mi condición de cornudo y esperaba ansioso las sorpresas que mi esposa me pudiera dar esos días.

Cuando llegamos Laura llamó a su contacto en Granada, recibió las indicaciones de la dirección donde nos esperaba y nos dirigimos para allí. Cuando llegamos al portal, Laura aparcó el coche por la zona y nos dijo que esperáramos dentro del coche, que iba a recoger las llaves del apartamento. Laura tardó más de media hora en bajar, y cuando volvió lo hizo con una enorme sonrisa. Os dijo que ya nos podíamos ir y nos dirigimos al apartamento, que se encuentra en las afueras de Granada. El piso era un primero. Laura y Pedro subieron y yo aproveché para ir descargando el coche. Cuando terminé de subir todas las maletas ellos ya estaban besándose sobre la cama, y Pedro tenía un dedo introducido en el culo de Laura. Yo cerré la puerta del apartamento y me dispuse a presenciar el espectáculo con la polla en la mano. Los videos y fotos son explicativos de lo que ocurrió esos días dentro de su habitación.

Alberto, quiero indicarte que Laura siempre tiene sexo con sus amantes habituales sin preservativo y el método anticonceptivo que usaba era un DIU hormonal. Como creo que se oye en uno de los audios, mi esposa se ha quitado el DIU. Cuando me lo comunicó revente de gusto, es cierto, un enorme orgasmo sacudió mi cuerpo aceptando de hecho la posibilidad de que quede embarazada de Pedro. Posteriormente me dijo que no estaba en días fértiles… como si eso le importara a ella a la hora de follar, o como si ese método tuviera alguna fiabilidad.



El caso Alberto, es que una de las exigencias era que el último polvo del día lo tendrían que echar en la intimidad y yo solo podría escuchar los jadeos y suspiras detrás de la puerta. Laura tuvo el detalle de coger una buena colección de videos porno de modo que yo me pudiera masturbar con toda la frecuencia necesaria, aunque para eyacular necesite su permiso.

Pues bien tras el primer polvo de bienvenida, nos fuimos a cenar a uno de los bares de tapas que tan buenos son en Granada. Allí Laura y yo llevamos nuestras alianzas puestas, si bien ellos se besaron y se metieron mano todo el rato delante de camareros y clientes, mientras yo, con mi polla tiesa, les invitaba a comer, pedía las tapas y los vinos. Cuando terminamos volvimos al apartamento y tal como estaba planeado ellos se encerraron en la habitación, mientras yo me la casque viendo porno y escuchando los gritos de placer de mi esposa. Cuando llegó al orgasmo, yo también eyaculé… detrás de la puerta oí como mi esposa gritaba “Oh Dios mío cuanto te quiero Pedro”. Eso supuso para mi uno de los puntos álgidos de mis cuernos. Laura ya no solo me corneaba físicamente, se había enamorado de su macho.



A la mañana siguiente me despertaron los gemidos de mi esposa. Pedro de nuevo la hacía suya. Los videos son casi todos de esa mañana, así como los audios que son bastante claros de que el chico me ha sustituido totalmente con mi mujer. Es extraño, describir el enorme placer que siento cuando se entrega a él me hace sentir bien.

A lo largo de estos días visitamos toda Granada, fuimos en taxi hasta el Albaicín y lo bajamos andando. Contemplamos de las hermosas vistas de la Alhambra desde el mirador de San Nicolás, y realizamos una romántica visita a la Alhambra de noche y disfrutamos de la gastronomía granadina en algunos de los mejores restaurantes de la ciudad.

En todas las ocasiones ella hizo notar que estamos casados, y en todo momento quien realmente actuaba como SU pareja era él. Andaban de la mano por la ciudad, y se besaban sin ninguna vergüenza. Yo por supuesto pagué todo y lo hice con gusto, porque estos años he aprendido cual es mi lugar como cornudo. 

Los videos y fotos que aporto, creo que son mucho más explícitos que cualquier escena de sexo que pueda describir a lo largo de esos días. Reflejan los cuernos que tengo y cuál es el fin último de una relación cornuda cuando se desarrolla completamente.

A continuación van los dos audios y el video. Como dice marido bueno, reflejan los cuernazos que tiene y lo orgullo que está por ellos. No tienen desperdicio. Subir el volumen y escuchar lo que se dice en esos momentos.

AUDIO 1

video

AUDIO 2

video

VIDEO


video


En el siguiente enlace podeis acceder a las anteriores entradas de "marido bueno"










El marido de Lulú: “que tu esposa entregue libremente su culo a un corneador requiere especial atención porque esto indica que la relación corneador-putiesposa, está consumada”

Incluyo "íntegro" el correo que mi amigo Pepe me ha enviado sobre la evolución de su esposa (ya putiesposa) y las imágenes que reflejan el grado alcanzado. Pepe me confiesa que dentro de la amplia gama de placeres que viene experimentado desde que su esposa dio el paso para convertirse en una putiesposa, el que más le satisface es cuando el corneador de turno le peta el culo a su mujer (podríamos decir, se lo folla, se lo abre con el rabo, en definitiva, cuando le dan por culo a su mujer)
Aquí va el correo y no os perdáis el video que va al final de la entrada (advierto que puede herir la sensibilidad de maridos cornudos no iniciados)

Querido Alberto, de todo lo que un corneador puede hacer a una putiesposa, para mí resalta un momento muy especial y es cuando le da por el culo a mi mujer.




En el trayecto de sus puterías mi esposa ha iniciado con sus varios corneadores de diversas formas, claro cuando de contacto se trata (se refiere a cuando quedan directamente para follar), con besos, caricias, abrazos, mamadas, sexo oral, penetración, de todas formas.  Y en momentos diferentes: fiestas familiares, fiestas privadas, centros comerciales, lugares de trabajo, en nuestra propia casa, en mi presencia o ella a solas con ellos, demostrando firmemente que soy yo quien sobra en ese espacio pero mi presencia es muy necesaria para consumar su putería, claro que si bien es cierto parece humillante, lo es cien por ciento, sin embargo, lo disfruto al mil por mil.




Alberto, de  todos esos momentos el que más disfruto es de cuando mi esposa le ofrece su ano a la verga de su corneador y en muchas ocasiones sin que el lo pida, creo sin temor a equivocarme que es la consumación de la putería de mi mujer.




A mí me está prohibido su trasero, lo más que he logrado llegar es a lamer su ano cuando su corneador le ha descargado semen dentro de él y fuera del mismo, pero ni pensar en intentar poner mi pene a la entrada de su ano ya que ella atraviesa su mano y casi textualmente me dice: ¿Qué piensas hacer? eso no es tuyo, sácalo de ahí… Y no me queda más que replegarme.




Es fabuloso contemplar como ella mismo se abre las nalgas y empina su trasero pidiendo a gritos que le desencajen en ano a punta de verga, aplaudo cuando veo que poco a poco se acomoda la verga de su corneador dentro del culo de mi esposa y ella con gestos, gemidos y gritos, aprueba y disfruta del doloroso placer que le da esa verga tan deseada, yo por mi lado veo el espectáculo de una película porno de 5X frente a mis propios ojos, cuya principal protagonista es mi dulce y amada esposa. En muchas ocasiones he tenido que aplicarle vaselina o aceite en su ano para facilitar su penetración, agarrar sus piernas o sus brazos para cuando ella simula negación y que sea embestida su nalga a placer. En una ocasión pude ver cuando ese día solo lo dedicó a su culo, es decir no acepto penetración vaginal ni sexo oral, esa fue una prueba que su amante le propuso y ella la aceptó y cumplió con éxito, solo fue penetrada analmente casi toda una noche, el tipo acabó en tres ocasiones y dicho por ella, tuvo varios orgasmos pese a que solo le daban por el culo.


Pero en una relación de estables cornamentas, el que tu esposa entregue su ano a su corneador, es un paso antes de la culminación de su putería que a mi criterio es de “quedar embarazada” de su corneador, por lo tanto, el que tu esposa entregue libremente su ano a un corneador en particular, requiere especial atención porque esto indica que la relación corneador-putiesposa, está por demás consumada.


Estimados amigos, les dejo fotos y videos, de cómo mi esposa es penetrada por su amante formal, se ve como prácticamente le revienta el culo y hace que su semen brote como agua en manantial, yo como siempre disfruto y disfrutaré siempre de como mi esposa es usada sexualmente por otros hombres.


Me despido querido Alberto y colegas de cuernos que siguen a este prestigioso blog.

Por mi parte no hay comentarios y ¿por la vuestra? Pues a qué esperáis, comentar.




Y ahora el video. Os vuelvo advertir que puede herir la sensibilidad de maridos cornudos no iniciados)


video


("UA-21720468-1")